INTRODUCCIÓN

 

La Orquitis es la inflamación de uno o ambos testículos. La Orquitis se puede producir debido a infecciones por bacterias o virus, incluso puede ser idiopática (que se desconozca la causa). La causa más frecuente de la Orquitis es una infección bacteriana, como por ejemplo una infección de transmisión sexual. En algunos casos, ciertos virus como el de la parotiditis (el virus de las paperas), puede provocar Orquitis.

La Orquitis bacteriana podría estar asociada con la Epididimitis, la cual es la inflamación del tubo enrollado (epidídimo) que se encuentra en la parte posterior del testículo que almacena y transporta a los espermatozoides. En ese caso, se denomina Orquiepididimitis.

La Orquitis puede provocar dolor y afectar la fertilidad. Los antibióticos pueden tratar las causas de la Orquitis bacteriana y los antivirales pueden mejorar algunos signos y síntomas de la Orquitis viral.

CUADRO CLÍNICO

 

Los signos y síntomas de la Orquitis generalmente se manifiestan de repente y pueden incluir los siguientes:

► Hinchazón en uno o ambos testículos.

► Dolor testicular de leve a grave.

► Fiebre.

► Náuseas y vómitos.

► Sensación general de malestar.

PRINCIPALES CAUSAS

 

La Orquitis puede ser causada por una infección bacteriana o viral en la mayoría de los casos.

Orquitis Bacteriana

Se produce como consecuencia de una infección previa en el Epidídimo (Epididimitis). Por lo general, la Epididimitis se produce por una infección de la uretra o de la vejiga que se disemina al epidídimo. A menudo, la causa de dicha infección es por una enfermedad de transmisión sexual. Otras causas de infección pueden estar relacionadas con haber nacido con anomalías en las vías urinarias o haber sufrido la inserción de catéteres o instrumentos médicos en el pene.

Orquitis viral

Ciertos virus, como el de la Parotiditis, pueden provocar una Orquitis Viral. Casi una tercera parte de los hombres que contraen paperas después de la pubertad, pueden padecer Orquitis, generalmente entre cuatro y siete días después de la aparición de la infección.

FACTORES DE RIESGO

 

Los factores de riesgo de la Orquitis no transmitida sexualmente incluyen los siguientes:

► No estar vacunado contra las paperas.

► Tener infecciones recurrentes en las vías urinarias.

► Someterse a una cirugía en los genitales o las vías urinarias.

► Nacer con una anomalía en el tracto urinario.

Las conductas sexuales que pueden derivar en infecciones de transmisión sexual que aumentan el riesgo de contraer Orquitis incluyen las siguientes:

► Tener varias parejas sexuales.

► Tener relaciones sexuales con una pareja que tiene una infección de transmisión sexual.

► Tener relaciones sexuales sin usar preservativo.

► Tener antecedentes personales de infecciones de transmisión sexual.

DIAGNÓSTICO

 

Para llegar al diagnóstico, es necesario realizar una historia clínica completa y un examen físico para comprobar si hay ganglios linfáticos agrandados en la ingle y un testículo de mayor tamaño en el lado afectado. En ocasiones, puede ser necesario hacer un examen rectal para verificar un agrandamiento o sensibilidad de la próstata.

Para confirmar el diagnóstico, se recomienda también realizar lo siguiente:

Análisis para detección de infecciones de transmisión sexual: Si se presenta secreciones de la uretra, se puede introducir un hisopo estrecho por la punta del pene para obtener una muestra de secreción. Esta muestra se analiza en el laboratorio para detectar infecciones por Gonorrea y Clamidia.

Análisis de orina: Se analiza una muestra de orina para detectar posibles anomalías o infecciones.

Ecografía: Esta prueba diagnóstica es la más usada para evaluar el dolor testicular. La ecografía Doppler a color puede determinar si el flujo sanguíneo que va a los testículos es menor de lo normal, lo que indica torsión, o si este es mayor de lo normal, lo que ayuda a confirmar el diagnóstico de Orquitis.

POSIBLES COMPLICACIONES

 

Entre las complicaciones de la Orquitis se pueden incluir las siguientes:

► Atrofia testicular: La Orquitis puede causar que el testículo afectado se contraiga.

► Absceso escrotal: El tejido infectado se llena de pus.

► Infertilidad: En determinadas ocasiones, es posible que la Orquitis cause infertilidad o una producción deficiente de testosterona (hipogonadismo). Sin embargo, la probabilidad de que estos ocurran es menor si la Orquitis afecta solo un testículo.

TRATAMIENTO

 

El tratamiento depende de la causa de la Orquitis.

Tratamiento de la Orquitis Bacteriana

Para tratar la Orquitis Bacteriana y la Epididimorquitis se necesitan antibióticos. Si la causa de la infección bacteriana es una Enfermedad de Transmisión Sexual, la pareja sexual también deberá iniciar tratamiento. Es posible que la sensibilidad testicular demore varias semanas en desaparecer. El descanso, así como utilizar un soporte especial en el escroto con un suspensor atlético, la aplicación local de compresas de hielo y el uso de analgésicos, pueden ayudar a aliviar el dolor.

Tratamiento de la Orquitis Viral

El tratamiento está dirigido a aliviar los síntomas.

Las siguientes son algunas recomendaciones:

► Medicamentos antiinflamatorios.

► Reposar en la cama y elevar el escroto.

► Aplicación local de compresas frías.

La mayoría de las personas con Orquitis viral comienzan a sentirse mejor en un período de entre 3 a 10 días, aunque la sensibilidad escrotal puede tardar varias semanas en corregirse.

PRONÓSTICO

 

Se debe individualizar cada paciente. En caso de Infertilidad asociada a Orquitis, recomendamos acudir al Médico Especialista en Reproducción Asistida ya que con ello, aumentará las posibilidades de lograr el embarazo con éxito.

Autor

Dr. Angel Saucedo López
Dr.Saucedo

Biólogo de la Reproducción Ginecología y Obstetricia

Pregúntale al experto